Salí de la escuela y me dirigí a comprar unos boletos para un tributo a metallica & iron maiden. Tome el camión a casa y cuando llegue me di cuenta de que un boleto se me callo en el camión (supongo). Me dirijo a comer porque andaba sin desayunar, enciendo la tele y ¡¡¡A LA VERGAAAAA!!! ¡¡¡SE ME CALLO UN PINCHE BOLETOOO!!!

¿¡Dios porque me haces esto!? ¿acaso porque soy ateo? ¿Que no sabes de todas las noches de humillante trabajo y esfuerzo que significaba ese boleto de $75 pesos?

Después de hacerme esas interrogantes y maldecir al mundo empieza un programa sobre las verrugas mas asquerosas del mundo en National Geographic y se me olvida el pedo ese pero lo recuerdo durante los comerciales y me da un chingo de coraje.

Moraleja: “No hay que ser tan pendejos”

¡Abur!

Edit: Salí a la calle a buscar el boleto y lo encontré tirado en la esquina, resulta que cuando saque la llave de la casa se me cayo, ahí estaba y lo encontré y me creo bien pinche chingon.

Anuncios